"La Internacional"
Pedro Degeyter / Eugenio Pottier

¡Arriba parias de la tierra!

¡En pie famélica legión!
Atruena la razón en marcha:
es el fin de la opresión.

El pasado hay que hacer añicos
¡Legión esclava: en pie a vencer!
El mundo va a cmbiar de base:
los nada de hoy todo han de ser.

Agrupémonos todos
en la lucha final
el género humano
es la Internacional.

Agrupémonos todos
en la lucha final
que se alcen los pueblos con valor
por la Internacional.

Ni en dioses, reyes ni tribunos
está el supremo salvador.
Nosotros mismos realicemos
el esfuerzo redentor.

Para hacer que el tirano caiga
y al hombre esclavo liberar
soplemos la potente fragua
que al hombre libre ha de forjar.

La ley nos burla, y el estado
oprime y sangra al productor;
nos da derechos ilusorios
no hay deberes del señor.

Basta ya de tutela odiosa
que la igualdad ley ha de ser.
No más deberes sin derechos,
ningún derecho sin deber.

El himno del proletariado mundial fue compuesto por dos obreros franceses: el músico Pedro Degeyter (1848-1932) y por el poeta Eugenio Pottier (1816-1887). El primero era tallista de madera y el segundo dependiente en una papelería.

Fue escrito en 1871 durante la Comuna de París, aunque permaneció olvidado mucho tiempo, hasta que fue popularizado en el Congresos de la II Internacional de 1886, y luego se cantó en todas las reuniones internacionales del proletariado.

Fue el himno oficial de la Unión Soviética.

En memoria de los cientos de obreros vilmente asesinados por la feroz reacción burguesa, el himno se debe cantar en pie y en posición erguida, con el brazo derecho levantado y el puño cerrado junto a la nuca.

inicio La Antorcha Literaria La Buena Música