Duros tiempos y necesidades vitales

Fernando Hierro Chomón
en nombre de los presos políticos de AFAPP, SRI, PCE(r) y GRAPO:
preso político en París, comunista y militante de los GRAPO

Y la quietud del mundo se rompió. Desde hace años asoman por el horizonte negros nubarrones y ya no es posible permanecer a salvo arrancándose los ojos de cuajo; ya no es posible la somnolencia de isla solitaria.

El estruendo de los tambores de guerra lo ocupa todo; todo se acelera; lo cotidiano salta hecho añicos, derribado por el vértigo de los acontecimientos.

Y sin embargo, la esperanza pone un brillo de luz en los ojos del niño de deshinchado vientre y piernas de alambre, de la madre de cuyos pechos ya sólo mamaba la ácida y amarga leche de la desesperación más ciega, de esa población sobrante que andaba por los basureros disputándole a las ratas trocitos de comestible basura, de los que fueron sepultados bajo un infierno de bombardeos en Irak, Afganistán, Yugoslavia, Chechenia y fueron enterrados en las fosas del olvido, con lápidas que rezaban: ¡aquí yace nadie, yace nada!

Las hienas han iniciado la era de la marcha de todos los saqueos del planeta y ya han anunciado que quien se niegue a ser pacificado civilizadamente, lisamente, será borrado de la faz de la tierra. ¿Y qué son esos gritos, esos puños crispados al viento, esos harapos que se convierten en banderas, esos dedos que impulsan guijarros y piedras, esos rostros que ven cómo el cielo se desploma bajo un estruendo de bombas y que responden con ráfagas de ira disparadas con el encendido fuego de sus ojos, esas manos que ya se alzan y aferran el fusil y muestran la firme determinación de no permanecer ni un sólo segundo más de rodilllas? ¡Son las voces que ya profetizan que a la guerra imperialista de rapiña, los pueblos del mundo entero le oponen la guerra de resistencia de los pobres contra el terrorismo planetario de los ricos!

Y en una ciudad de Argelia, sobre un muro, una pintada de un adolescente explica muy sencillamente por qué el imperialismo jamás podrá ganar esta guerra: ¡No nos podéis matar porque ya estamos muertos! La mecha de la III Guerra Mundial ya prendió hace tiempo. Lo del 11 de septiembre tan sólo fue la excusa y el pretexto que necesitaban y andaban buscando para meterle candela al choque de civilizaciones, la de los ricos contra los pobres, que ya no les llega con chuparnos la sangre a los poquitos, que la necesitan toda junta y de golpe para mantener en pie el chiringuito.

Y duros tiempos nos esperan a los pieles rojas, que al tiempo que engrasan y ponen a punto las maquinarías de guerra para despedazarse los unos a los otros, están procediendo a limpiar y pacificar sus propias casas desatando una infernal caza de brujas contra el rojo, ya sea niño o anciano, negro o blanco, ateo, cristiano o musulmán, alto o bajo, zurdo o diestro, que ose denunciar y oponerse a la madre de todas las carnicerías que se preparan.

Nosotros mismos hemos podido vivir en nuestras propias carnes con qué exquisitas maneras proceden los Atilas con uniforme en aras de la paz ciudadana y la democracia. Y siempre, siempre, a la maquinaria represiva, de guerra, le precede o le sigue la otra maquinaría, la de la propaganda. La una y la otra son las dos caras de la misma moneda, se complementan y siempre van de la mano. Y es fácil comprender esa sensación de impotencia que sentimos, esa rabia que tenemos que ahogar en la garganta, esa cólera que mana por las venas subterránea y silenciosamente. Precisamente, uno de sus objetivos es hacernos sentir que son omnipotentes, que nos tienen en sus manos y que pueden hacer con nosotros lo que les de la gana sin que pase absolutamente nada.

No nos engañamos gran cosa cuando decimos que el régimen ha regresado a sus orígenes, al fascismo abierto y al terror, porque ya no tenía más bazas con las que poder mantener el chiringito en pie. En Irak, en Afganistán..., pero también en Euskal Herria los gaztetxes y sus posibles desalojos; los manifestantes machacados en Iruña y tantos y tantos lugares; en Barcelona, los okupas apaleados; en Madrid, el movimiento antifascista proscrito; en Gijón y León los obreros tiroteados y todo un interminable etcétera. Y si esta ofensiva ya había empezado el 11 de septiembre, pues ¡imagínate ahora! Las ilegalizaciones, el 18/98, la criminalización del SRI, PCE(r)...

Con toda esa historia del terrorismo mundial, etcétera, etcétera, están creando una psicosis generalizada de pánico e histeria con la que están velando el IV Reich Planetario que ya están poniendo en pie. En Estados Unidos ha sido declarado el estado de guerra y el ejército ha desplazado a la policía en la función del control del orden interno; van a crear tribunales militares para juzgar, condenar y en su caso asesinar legal y hasta democráticamente a los terroristas, es decir, a los subversivos de fuera y dentro del país; han promulgado leyes que permiten la detención por tiempo indefinido de sospechosos, sin la necesidad de presentar pruebas ni ser inculpados, etcétera, etcétera. ¿Y qué diferencia hay entre esto y la Alemania de Hitler, la Italia de Mussolini o la España de Franco? Bueno, que si ayer se hacía en nombre de la superior raza Aria, del Imperio Romano y del por Dios, por la Patria y el Rey hoy lo harán en nombre de la superior civilización occidental, de la cruzada contra el moro y por la defensa de la democracia y la libertad. Realmente, pocas veces en la historia, la palabra habrá sido prostituida hasta tal punto.

¿Qué podemos hacer? ¡prepararnos para darles a los verdugos lo que se merecen! Han sido los imperialistas quienes han prendido la mecha de una nueva guerra mundial, pero esta guerra no se acabará, ni nadie abrirá su puño, hasta que las libertades, el socialismo, la independencia nacional, no desplieguen sus banderas en el último confín del planeta.

Y necesitamos organizarnos, al margen de su legalidad, de sus partidos pesebreros, de sus sindicatos, aprender a combinar TODOS los métodos de organización existentes, los legales y los clandestinos. Organizarnos para ir forjando la unidad popular en torno a un verdadero programa revolucionario que propugne sin ambigüedades la destrucción del sistema. Necesitamos reagrupar nuestras fuerzas para articular un frente unido contra la guerra y el fascismo. Necesitamos apoyar decididamente proyectos internacionalistas como el Socorro Rojo Internacional que permitan avanzar en la coordinación de todas las fuerzas revolucionarías y progresistas de Europa y del mundo para hacerle frente a un sólo y único enemigo: ¡El imperialismo!

Porque sólo así podremos decir: Pues bien señores imperialistas, no sólo no tememos el apocalíptico infierno que van a desatar sobre este sufrido planeta, sino que estamos listos para entrar en combate y no cejar en la lucha hasta conseguir transformar su vomitiva y apestosa guerra de rapiña, pese a quien pese y cueste lo que cueste, en una guerra de Liberación Mundial.

[Hierro Chomón ha pasado 24 años de su vida en prisión]

Cartas de los presos

¡Esa peña solidaria! Haceros a la idea: Fina García Aranburu esposada y llevada en volandas por un puñado de gendarmes de la France; unos agarrándola por la cabeza y otros por los pies. Los demás gritando al Tribunal ¡¡fascistas!!, al tiempo que sobre nosotros se abalanzaban los restantes gendarmes y retorciéndonos brazos y piernas nos esposaban y sacaban de la sala.

Esto ocurrió ayer, 17 de octubre. Nuestro segundo intento de exigir al Tribunal que nos sean levantadas las interdictions para poder preparar siquiera sea mínimamente nuestra defensa fue contestado por la presidenta del tribunal retirándole la palabra a Fina antes siquiera de que hilase la primera frase.

Y, como ésta siguió hablando, ordenó que fuera desalojada de la sala por la fuerza. Lógicamente los demás no podíamos permanecer impasibles ante semejante atropello. Colectivamente intentamos hacer oír nuestra denuncia. La acción represiva de los gendarmes lo impidió. No nos quedó más opción que ese grito genérico que lo resume todo: ¡¡Fascistas!!

Tan sólo demandábamos al Tribunal el derecho de defensa que formalmente reconoce su ordenamiento jurídico. Y ni eso se dignaron a escuchar de nuestra voz sus señorias. El fiscal lo expuso con total claridad en la anterior vistilla: No se les puede conceder lo que piden. Pretenden organizar una defensa política y darían la vuelta al juicio. La consigna es amordazarnos y el Tribunal ha querido dejar claro que está dispuesto a seguir hasta sus últimas consecuencias. Se trataba de aleccionarnos de cara al juicio de noviembre.

Bien, ya hemos aprendido la lección. Fina en volandas, Marcos Regueira con una pierna retorcida hasta lo inverosímil, Marcos Martín Ponce arrastrado por encima de los bancos...¡Como para no aprenderla! [...] Si creen que nos vamos a dejar amordazar sin ofrecer resistencia, se han equivocado de plano. Contestaremos cada paso de su montaje procesal.

Contamos con vosotros. Caña a los fascistas y colaboracionistas. Es el momento.

Joaquín Garrido González
Preso político, militante del PCE(r)
Prisión de Fresnes

La mascarada jurídica empieza con malos tratos y vejaciones

Ayer miércoles 16 se inició en París el juicio-farsa contra militantes del SRI, del PCE(r) y guerrilleros de los GRAPO. Ante las puertas del Palacio de Justicia se concentraron varias decenas de solidarios procedentes del Estado español, francés, italiano y militantes comunistas turcos. La mascarada no ha podido empezar de manera más clarividente: uno de los presos, Xaquin Garrido, no fue llevado a la sala porque en el traslado fue intentado vejar, desnudar y cachear a lo que se negó radicalmente y fue maniatado y zarandeado.

Los demás juzgados fueron reducidos, maniatados y sacados a trompicones cuando denunciaron en voz alta que se encontraban en huelga de hambre y en un Guantánamo jurídico. Fueron sacados con malos tratos de la sala y el juicio continuó sin su presencia, ante otros dos juzgados miembros del SRI y que se encuentran en libertad bajo control judicial.

Hoy y mañana continua la mascarada por esta semana. Muy intencionadamente se oculta que también se juzga a solidarios con los presos políticos, militantes del SRI, que van a ser condenados a años de cárcerl por el delito de mostrar solidaridad e internacionalismo. Este aviso a navegantes debiera ser leido por los solidarios, por el fascismo viene a por todos y todas.

Seguiremos informando.

Socorro Rojo Internacional. SRI
17 de noviembre de 2005

Petición al Tribunal

Tribunal de Grande Instance de PARIS
14ème Chambre

6 de Octubre de 2005

Señorías,

Marcos Martín Ponce, Gema Belán Rodríguez Miguel, Mª Ángeles Ruiz Villa, Fernando Hierro Chomón, Joaquín Garrido Gonzalez, Josefina García Aramburu y Marcos Regueira Fernández, presos políticos españoles, encarcelados en Fleury-Mérogis, Fresnes y Bois d'Arcy, nos dirigimos a este Tribunal para expresar:

Primero: Nos han detenido en virtud de diferentes órdenes de detención europeas basadas en mentiras fabricadas y expedidas por un juez español prevaricador, Baltasar Garzón Real, que falsificó conscientemente informaciones sobre nuestros antecedentes para hacer posible nuestra detención.

Segundo: Nos tenemos que enfrentar a un dossier construido sin ninguna base jurídica. A lo largo de sus 185 páginas, hemos podido constatar muchas manipulaciones, muchas mentiras, una gran cantidad de acusaciones falsas sin fundamento alguno, sin prueba alguna sobre las que apoyarse. Ni siquiera hemos podido reconocer algunas de nuestras declaraciones ante la policia o los jueces de instrucción. Podemos afirmar, con toda seguridad, que este dossier es una auténtica vergüenza para cualquier justicia que se diga democrática.

Tercero: Para poder desmontar cada una de las falsedades, cada una de las manipulaciones, cada una de las mentiras, deberíamos poder preparar nuestra defensa. El juez instructor ha invertido tres años para llenar el dossier de mentiras. Ha contado, además, con la ayida de los torturadores de la guardia civil española, que son los autores de la mayor parte de las páginas de este dossier. Y, ahora, nosotros sólo tenemos un mes para intentar desmontar todas estas mentiras y manipulaciones. Y ello, con acusados que no han podido leer el dossier porque no entienden el francés y porque el dossier, por supuesto, está redactado en francés (no en español), y con otros que sólo lo han comprendido a medias. Y aún seguimos aislados, con la prohibición de comunicar entre nosotros.

Cuarto: En la sesión del día 8 de septiembre, pedimos al Tribunal que se nos reagrupara en la prisión de Fresnes para poder preparar nuestra defensa. Siguiendo las instrucciones de uno de los jueces instructores, Jean-Louis Brugière, que ha mostrado un especial odio hacia nosotros, el fiscal rechazó nuestra petición y pidió al Tribunal que castigara, o sea, que criminalizara un derecho que asiste a todos los detenidos: el derecho a guardar silencio. El fiscal justificó el mantenimiento de las interdicciones porque la mayoría de nosotros, haciendo uso de este derecho, no había declarado nada ni ante la policia, ni ante el juez instructor y del fiscal y, por lo tanto, de castigarnos prolongando el mantenimiento de las interdicciones sine die, y ello, por la única razón de haber hecho uso de un derecho que la ley francesa otorga teóricamente a todos los detenidos; a todos menos, por supuesto, a los presos políticos españoles.

Por ello, a partir del próximo 28 de octubre, si seguimos aún con las interdicciones y aislados entre nosotros, comenzaremos una huelga de hambre indefinida. No nos dejan más opción que ésta para hacer respetar nuestro derecho. Sólo exigimos una cosa: el derecho de defensa que, en este caso, pasa por el levantamiento inmdiato de las interdicciones y por nuestro reagrupamiento en la prisión de Fresnes para poder preparar mínimamente nuestra defensa.

Presos políticos del PCE(r) y de los GRAPO detenidos en julio de 2002