Juicio contra los comunistas detenidos en Turquía

En Turquía y Kurdistán del Norte finalizó la campaña Queremos libertad, que había empezado en septiembre [de 2006] en contra de los ataques y detenciones del Estado fascista turco en contra de nuestro partido [MLKP] y organizaciones socialistas en Turquía, Kurdistán del Norte y Europa.

La campaña Queremos libertad, que estaba planeada como una campaña de tres meses, se concentró sobre todo en impedir que el ataque de detención y encarcelamiento del Estado se convirtiera en una lucha entre el Estado y los revolucionarios, socialistas y comunistas en el cual la lucha hubiera sido algo aislado de las masas. La campaña se convirtió en una tribuna desde la cual se defendió la reivindicación de libertad de la clase obrera, de los trabajadores, de la nación oprimida kurda, de los trabajadores alevitas, de los estudiantes, jóvenes y de las mujeres. La campaña era una expresión del conjunto del problema de todas las libertades políticas contra la dictadura fascista. La campaña se concentró en defender y aumentar las organizaciones socialistas en contra de las aspiraciones del Estado de destruirlas. La campaña organizó la defensa contra el ataque, despertó el interés de las capas progresistas de la sociedad; de las demás organizaciones revolucionarias, las fuerzas progresistas reformistas, los intelectuales, los sindicalistas y de las distintas asociaciones, y de llevar el socialismo y las organizaciones atacadas de una manera aún más amplia a las masas trabajadoras.

La campaña Queremos libertad logró sus fines después de los tres meses. La línea de la resistencia unida, que mostró sus primeros ejemplos después de los ataques, maduró en el curso de la campaña. La lucha por la libertad de los Presos del 10 de Septiembre fue tratada como una parte de la agenda de la lucha en contra la ley antiterrorista, contra el aislamiento, que continúa en las cárceles, contra los ataques fascistas en las universidades, contra las operaciones militares en Kurdistán, contra las restricciones de la libertad de prensa y de organización.

Los encuentros, realizados intensamente en Turquía y Kurdistán del Norte durante el tiempo de la campaña por 14 semanas todos los sábados, también terminaron al final de la campaña.

Por otro lado, la campaña Queremos libertad continúa de manera aún más intensa en los países europeos. Entre otros, la campaña, que se lleva a cabo con diferentes medios, como charlas, mítines, masas de información, hojas volantes, carteles, campañas de firmas, boletines electrónicos, persigue el fin de enviar delegaciones internacionales a los juicios. Ya se sabe del trabajo que se hizo hasta hoy, de que va a venir gente de diferentes países para apoyar los presos en los juicios.

El hecho de que la campaña se terminara en Turquía y Kurdistán del Norte no significa en ningún caso que la lucha por la libertad del los Presos del 10 de Septiembre se pare. Al contrario, las actividades continúan, como también anunciado al principio, de manera que el tiempo de tres meses de campaña ahora se reemplaza con la participación masiva en los juicios de los presos revolucionarios y comunistas, los juicios se van a convertir en tribunas, de donde se defenderá el socialismo en nombre de las organizaciones socialistas atacadas y al llevar estas reivindicaciones a la fase de acciones intensas del 8 de marzo hasta el 1 de mayo. Además, algunas de las fechas de los juicios de los comunistas y revolucionarios ya fueron anunciadas, en este sentido empieza la nueva etapa.

Los días de juicio de aquellos, que fueron detenidos durante los ataques entre el 8 y el 12 de septiembre, todavía no están fijados. En menos de dos meses acabará el tiempo de seis meses de mantener en secreto el sumario. Los juicios de los dirigentes y activistas de las organizaciones atacadas el 21 de septiembre ya comenzaron. Después de algunas liberaciones, también los activistas de la ESP que habían sido detenidos en Antep, Adana e Iskenderun han sido liberados después del primer día de la vista. Habrá dos juicios importantes más en febrero y abril. El primero será el 22 y 23 de febrero en Diyarbakir. Este proceso de dos días incluye a 17 personas. El juicio en Estambul, también de los dirigentes y activistas de la ESP, del periódico Atilim, de la EKD, de la SGD, del Radio Ozgur y de los sindicatos Limter-Is y Tekstil-Sen será remarcado, es fijado para el 13 de abril. Probablemente habrá una participación de delegaciones internacionales del extranjero que mostrarán su solidaridad internacional a parte de la participación de representantes de organizaciones revolucionarias y democráticas y de intelectuales de Turquía y Kurdistán del Norte.

Los ataques de septiembre [de 2006], que forman parte de los ataques a toda la sociedad del Estado fascista turco, antes de todo tienen como blanco el movimiento comunista y revolucionario, pero también la oposición social entera. Continúan con el asesinato del editor jefe del periódico Agos el intelectual Hrant Dink. Estos ataques serán rechazados con la lucha revolucionaria unida. El movimiento de solidaridad, que se desarrolló desde septiembre alrededor de la ESP y Atilim, aumentó en diciembre, durante los ataques contra HOC, el periódico Yuruyus y TAYAD se transformó en una práctica de lucha callejera y en la defensa de Hrant Dink, la cual culminó en una manifestación masiva. Este movimiento de solidaridad hará inefectivas las leyes antiterroristas fascistas. Organizar una participación internacional en los juicios de los activistas presos de la ESP en Diyarbakir y Estambul es un deber de la amistad y de la solidaridad internacional.