Centroamérica está lista para asociarse con la Unión Europea

Una entrevista que publica el 5 de febrero de 2007 el diario salvadoreño La Prensa Gráfica con el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, ilustra a las claras del rumbo que van tomando los acontecimientos en el continente americano, en donde se manifiestan de una manera cada vez más intensa la rivalidad entre los imperialistas estadounidenses y europeos.

En esa pugna, la penetración europea preocupa cada vez más a los Estados Unidos y está logrando que sectores oligárquicos importantes de muchos países, antes vasallos de los estadounidenses, pasen a alinearse con la Unión Europea. Eso no sólo está sucediendo con América del sur (a través de Mercosur), sino también con la región centroamericana, con lazos históricos mucho más consolidados con Estado Unidos.

En la entrevista Aris considera que Centroamérica está preparada para negociar lo antes posible un Tratado de Asociación con la Unión Europea que incluya un acuerdo de libre comercio. Arias afirma que Centroamérica ha alcanzado importantes avances en su integración, por ejemplo en unión aduanera, lo cual le permite negociar con el bloque europeo un acuerdo comercial con una voz única.

Señaló que, de para la negociación del Tratado de Asociación con la Unión Europea, los países centroamericanos han superado algunas diferencias, como la designación de un portavoz único que se les exigía para las mismas y que se ha establecido que será de forma rotativa.

Esos cambios eran para nosotros vitales, un costarricense no podría negociar en nombre de El Salvador porque no conoce los problemas de El Salvador, y viceversa. Eso era demasiado obvio y creo que los europeos así lo entendieron, apuntó.

Arias consideró que Centroamérica es el único grupo latinoamericano con la voluntad de ir e iniciar la negociación porque no es ese el caso ni del Grupo Andino ni del Mercosur.

El mandatario costarricense dijo que todos los países centroamericanos son conscientes de la pequeñez de sus economías y de la necesidad de buscar unidos nuevos mercados ante países o regiones, aunque lo ideal sería que fuera por medio de la Organización Mundial del Comercio.

Indicó que en el caso de la Unión Europea, la negociación incluye un componente político de cooperación que se analizará en qué consiste.

Arias reiteró que su país no formará parte del Parlamento Centroamericano (Parlacen) porque no cree en esa institución: Es una institución que nació enferma y ha continuado enferma, y pienso que no hay voluntad para reformarla, expresó.

La Unión Europea apoyó desde el inicio de la década de los ochenta las iniciativas y esfuerzos en la región centroamericana por acabar con las guerras revolucionarias que existían en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, que también afectaban a las demás naciones, y una de ellas fue el Parlacen.

El tratado constitutivo del Parlacen fue firmado en octubre de 1987 por los presidentes de El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. Entre diciembre de 1987 y septiembre de 1988 el tratado fue ratificado por todos los congresos, excepto por el de Costa Rica. Panamá y la República Dominicana ingresaron posteriormente al Parlacen.

Arias rechazó que Costa Rica sea señalada como aislacionista, por no pertenecer al Parlacen y otras instituciones del Sistema de la Integración Centroamericana, y dijo que se trata de una lectura que no es correcta.

Respecto al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que fue negociado en forma conjunta con los países centroamericanos y no ha sido ratificado por el Congreso de Costa Rica, Arias dijo que ya se cuenta con el apoyo de dos tercios de los diputados y podría votarse en un par de meses.

inicio programa documentos galería