Los antecedentes nazis de la familia Bush

Victor Thorn
Babel, 20 de octubre de 2002

¿Nunca os habéis preguntado cómo Adolfo Hitler, un artista miserable que vivía en albergues nocturnos llegó incluso a convertirse en el dios y führer preeminente de Alemania en los años 30 y 40? Lo que quiero decir es: ¿cuántos casi sin techo conocéis que hayan tenido la oportunidad de llegar tan alto? Podéis conocer tantos como queráis, el fenómeno nazi fue cualquier cosa menos casualidad. Por el contrario, fueron los banqueros de Wall Street (entre otros) los que financiaron de forma encubierta esta fulgurante ascensión hacia el poder. Lo que es aún más rechazable es el hecho de que la familia de nuestro actual presidente formara parte de las personas que financiaron la maquinaria de guerra nazi, obteniendo beneficios enormes. Los autores Venster G.Tarpley y Anton Chaitkin en Georg Bush, la biografía desautorizada, resumen la situación como sigue: Al decidir que Prescott Bush [abuelo de George W.Bush] y los otros directores de la Union Banking Company (UBC) eran legalmente los testaferros de los nazis, el gobierno eludía el problema histórico más importante: ¿En qué medida los nazis de Hitler fueron pagados, armados e instruidos por las camarillas de Nueva York y Londres de las que Prescott Bush era uno de los directores ejecutivos?

Así pues, antes de entrar en los elementos esenciales de este artículo, comenzaré por deciros que lo que váis a leer aquí no es ninguna primicia. Ya está disponible al inicio de toda una serie de fuentes y no vayáis a imaginar que voy a descifrar nuevos terrenos. Mi objetivo es más bien exponer una perspectiva de lo que los servicios de información holandeses y los informes del gobierno americano confirman de manera indudable: los lazos directos entre Prescott Bush, la familia Thyssen y los beneficios mortales obtenidos de nuestra Segunda Guerra Mundial. Esos beneficios fueron amasados via UBC donde Prescott Bush y su suegro George Herbert Walker unieron sus fuerzas en compañía del industrial alemán Fritz Thyssen y financiaron a Adolfo Hitler antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque un gran número de sociedades ayudaron a los nazis (como Standard Oil, el Chase Bank de Rockefeller así como grandes constructores de automóviles americanos), los intereses de Prescott Bush fueron más profundos y siniestros. No solamente los lazos financieros eran más estrechos sino también los lazos de negocios. Lo que trato de decir es ésto: una parte importante de los contratos financieros de la familia Bush llegó por conducto de su ayuda a Adolfo Hitler. ¿Os podéis imaginar las ramificaciones de una afirmación como esa? El actual presidente de Estados Unidos, así como su padre (antiguo presidente, vicepresidente y director de la CIA) llegaron a la cumbre de la escala política americana porque su abuelo, su padre y su familia política ayudaron y estimularon a los nazis. Las cuestiones que quisiera plantear ahora son las siguientes:

1) ¿Por qué el presidente Bush no quiere admitir los crímenes familiares?
2) ¿Por qué los medios de comunicación no le preguntan directamente por esos crímenes horribles?

Naturalmente, algunos pueden no creer que la familia Bush haya ayudado directamente a los alemanes, lo que, en esencia, contituiría una traición contra su propio país. Pero es la triste verdad. Para probarlo, comencemos por el principio. En 1922, W.Averell Harriman, el despreciable magnate del ferrocarril, fue a Berlín a fin de encontrarse con los miembros de familia Thyssen para fundar una filial bancaria. ¿Quién llegó a presidente de este banco? George Herbert Walker, el surgro de Prescott Bush. Dos años más tarde, en 1924, se creó la UBC para unir sus fuerzas al Bank voor Handel en Scheepvaart (Banco de Comercio y Navegación) de Fritz Thyssen. ¿Quién fue designado para dirigir directamente la UBC? Y mejor todavía para Prescott Bush, George Herbert Walker le echó una mano increible en 1926 nombrándole vicepresidente y socio de negocios en la Brown Brothers Harriman. Y ¿a quién llevó Prescott Bush con él a esa firma? A un puñado de sus antiguos compañeros de clase de Yale pertenecientes a Huesos y Calaveras. Además, Prescott Bush era uno de los accionistas de la UBC.

Aquí quizá penséis: ¡buen negocio! Nada parece salir de lo ordinario. No hay nada más que lo normal en los negocios habituales. Pero las apariencias pueden resultar engañosas, como vamos a ver. Veamos, justo al final de esos años locos que fueron los años 20, se produjo algo que, cuando se considera en el contexto de Prescott Bush, pone cualquier cosa en su propia perspectiva. Una vez más, citemos a Tarpley y Chaitkin en su biografía desautorizada: El gran crac financiero de 1929-1931 sacudió América, Alemania y Gran Bretaña, debilitando a todos los gobiernos. Alcanzó también al impaciente Prescott Bush, decidido a hacer lo que hiciera falta para salvaguardar su nuevo lugar en el mundo. Fue tras esta crisis cuando algunos anglo-americanos decicieron instalar al régimen hitleriano en Alemania. ¿Y quien iba a ser uno de los personajes claves para el relevo de la guardia en Alemania? El socio de la familia Bush, Fritz Thyssen. Aquí sería oportuno examinar más de cerca el tipo de personas que frecuentaban los Bush. Fritz Thyssen fue el primero en hacer despegar al partido nazi nuevamente constituido, entregándole 25.000 dólares a mitad de los años 20. En 1931 se unió al partido nazi y pronto llegó a ser un amigo íntimo de Hitler. Al cabo de los años, Thyssen acabó convirtiéndose en el primero y más importante financiero de Hitler y uno de los personajes preponderantes en su ascenso al poder. Thyssen estaba fascisnado por Hitler: Me di cuenta de su talento de orador y de su capacidad para dirigir a las masas. Lo que me impresionó más, sin embargo, era el orden que reinaba durante sus mítines, la disciplina casi militar de sus partidarios. En setiembre de 1932 Thyssen invitó a un grupo de industriales alemanes a reunirse con Hitler y todo marchó sobre ruedas después de que Hitler respondió a cada una de sus preguntas a su entera satisfacción. Thyssen era tan entusiasta en sus alabanzas y en su sostén que escribió pronto un libro titulado Yo financié a Hitler, donde explicaba claramente el papel que jugó en el nazismo desde octubre de 1923. Fritz Thyssen también utilizó su influencia para crear el German Steel Trust, fundado en 1926 por el padrino de Wall Street, Clarence Dillon. ¿Quién fue uno de los asistentes de Dillon en ese proyecto? El padre de Prescott Bush, Sam Bush. Por tanto, Fritz Thyssen se convirtió en uno de los hombres preponderantes de la maquinaria de guerra alemana en razón de su situación en el seno de German Steel Trust. Su familia disponía de una red de bancos (encubiertos, ciertamente) que permitían a los Thyssen tranferir su dinero de Berlín a Holanda y de ahí a Nueva York. De esta manera, cuando la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin, ¡no tuvieron que ser obligados a renunciar a sus beneficios! Pero aquí me he adelantado. Como pueden comprobar, durante los años 20 la familia Thyssen creó tres bancos extremadamente importantes:

— El August Thyssen Bank en Berlín
— El Bank voor Handel en Scheepvaart en Holanda
— La Union Banking Corporation (UBC) en Nueva York

Aquí comenzamos a centrarnos. ¿Por qué? Porque los Thyssen obtuvieron su financiación inicial a partir de dos puntales y eso les iba a permitir lanzar las dos operaciones de edificación de la maquinaria de guerra: esos dos puntales eran la Brown Brothers Harriman y la UBC. Y ¿quiénes eran los personajes claves de esos dos puntales? ¡George Herbert Walker y Prescott Bush! Así pues, la UBC fue creada para transferir fondos entre Manhattan y Alemania a través de los bancos holandeses de Thyssen. En este empeño, los Thyssen se beneficiaron de la ayuda de la familia real holandesa, que cooperó para ocultar sus cuentas en toda una serie de bancos holandeses. Este detalle es importante porque el agente principal de esas operaciones fue el mismo príncipe Bernardo. ¿Y qué es lo que crearon a continuación? Respuesta: ¡el infame grupo Bilderberg a lo largo de los años 50! Desde entonces la UBC se convirtió en un canal secreto para el dinero nazi, que partía de Alemania hacia Estados Unidos, pasando por Holanda. Y cuando los nazis tenían necesidad de renovar sus suministros, la Brown Brothers Harriman encauzaba sus fondos directamente hacia Alemania. ¿Empezáis a comprender cómo funcionaban esas operaciones? La UBC recibía el dinero, después Holanda y la Brown Brothers Harriman lo reexpedían. Y ¿quién formaba parte de la oficina que dirigía las dos compañías? ¡Prescott Bush en persona, el primer blanqueador de dinero de los nazis! Sus operaciones eran tan escandalosas y desleales hacia los americanos que el 10 de octubre de 1942 el gobierno americano ordenó la incautación de todas las operaciones bancarias nazis en Nueva York cuyo responsable no era otro que Prescott Bush.

La UBC dirigida por Prescott Bush fue acusada en base a la Ley contra el comercio con el enemigo y todos sus activos visibles fueron incautados. ¿Recordáis a quién os he citado como propietario de todos esos activos? No hay más que siete personas: Prescott Bush, tres financieros nazis y tres americanos. Pero las enérgicas medidas no se terminaron ahí. El 26 de octubre de 1942 el gobierno ordenó la incautación de otras dos sociedades de primer nivel dirigidas por Prescott Bush por cuenta de la sociedad bancaria Harriman:

— La Holland-America Trading Corporation (Sociedad de Comercio holandés-americano)
— La Seamless Steel Equipment Corporation (Sociedad de Equipamiento de Acero Continuo)

Después, el 11 de noviembre de 1942, otra sociedad dirigida por Prescott Bush y George Herbert Walker fue incautada en base a la misma Ley sobre el comercio con el enemigo, la Silesian-American Corporation. No sé si estáis de acuerdo pero si nuestro gobierno llegó hasta esos extremos para poner fin a las operaciones de la familia Bush, me parece que es porque estaba implicada en negocios particularmente dudosos. John Loftus, que he citado al comienzo de este artículo, ha dicho de esta situación infamante: Ya está muy mal en sí que la familia Bush ayudara a recoger dinero de Thyssen para lanzar a Hitler en los años 20, pero el hecho de suministrar ayuda y apoyo al enemigo en tiempo de guerra, es una traición. El banco de Bush ayudó a los Thyssen a fabricar acero nazi que mató soldados aliados. Tarpley y Chaitkin en George Bush, una biografía desautorizada, lo dicen aún más secamente: La fortuna de la familia del presidente fue, principalmente, resultando del proyecto Hitler. ¿No os convence? Entonces, ¿qué decís de esto? La UBC, dirigida por Prescott Bush y en cooperación estrecha con la German Steel Trust de Fritz Thyssen, intervino en la maquinaria de guerra nazi en las proporciones siguientes:

— 50'8 por ciento de hierro de primera colada y fundido
— 41'4 por ciento de hierro laminado universal
— 36 por ciento de hierro laminado pesado
— 38'5 por ciento de acero galvanizado
— 45'5 por ciento de conductos y tubos
— 22'1 por ciento de cable
— 35 por ciento de explosivos

Todos los materiales indicados aquí son necesarios para construir tanques, aviones de combate, cañones y bombas, aproximadamente, un tercio de toda la maquinaria de guerra alemana y todo ello financiado no solamente por un nazi declarado como Fritz Thyssen, sino también por la familia Bush.

De cualquier manera, si no estáis aún bastante asqueados, hagamos un pequeño salto de algunos años. La guerra se termina en 1945 y Fritz Thyssen muere en 1951. A su muerte los restantes accionistas de la UBC liquidaron sus activos (se trataba de los mismos activos congelados por el gobierno en 1942 bajo el golpe de la Ley americana de incautación y custodia de activos extranjeros y que no fueron devueltos antes de 1951). ¿Adivináis quién fue uno de los beneficiarios? Exacto: ¡Prescott Bush! Y ¿cuánto dinero recibió? 1'5 millones de dólares. Como por casualidad, el señor Bush tomó posesión de ese dinero y lo consagró directamente a la puesta en marcha de sus nuevos negocios. Un regalo, ¿no? Peor todavía, los colegas de Prescott Bush (los mismos traidores de Wall Street que financiaron a Hitler) fueron los mismos que, a continuación, iban a lanzar a George Bush padre al puesto de director de la CIA en los años 70 y a instalarle, a él y a su hijo, en la Casa Blanca. ¿Comprendéis ahora por qué Dan Ratcher y el New York Times no os ofrecen ese tipo de información? Para confirmar los detalles mencionados, salieron a la luz nuevas informaciones en 1996 procedentes de tres fuentes diferentes:

— el periodista holandés Eddy Roever
— los informes confidenciales desclasificados por la Ley americana sobre la libertad de información
— los archivos sobe la incautación y custodia de activos extranjeros.

Las informaciones procedentes de esas fuentes dan una imagen aún más desagradable de la situación. Parece que la UBC de Nueva York era propiedad de los Thyssen.

Por tanto, los principales haberes bancarios de la familia Bush eran de uno de los nazis de la trastienda más notorios de todos los tiempos, y que, además, era su patrón. Aquí la gran pregunta es saber si Prescott Bush era consciente de sus lazos con los nazis y de la mezcolanza de negocios. Vistas todas las informaciones proporcionadas en este artículo, yo diría que, en tanto que director de la UBC, le correspondía la responsabilidad última de supervisar toda inversión, comprendidas las personas que las hacían y sus destinos. Otro apunte interesante es que la familia Rockefeller también invirtió sumas fabulosas en la maquinaria de guerra nazi. Es claro que la UBC fue un elemento esencial en el blanqueo de dinero sucio proveniente de las inversiones de la familia Rockefeller en Alemania durante la guerra. Este escenario se hace más interesante cuando descubrimos que el banco de Rockefeller -el Chase Manhattan- acabó por convertirse en propiedad al 31 por ciento del grupo Thyssen tras la Segunda Guerra Mundial. Este detalle es muy importante porque TBC (el grupo Thyssen) es la primera sociedad industrial de la Alemania de nuestros días y vale 50.000 millones de dólares. El grupo es tan grande que ha superado a la familia Krupp, otros infames suministradores de armas de los nazis. En sí mismo, el grupo constituye una de las sociedades más ricas del planeta y, ¿de dónde vino el dinero en los comienzos? ¡De los nazis! De esta manera obtenemos los lazos entre las tres principales organizaciones comerciales secretas del planeta. El príncipe Bernardo, que fundó Bilderberg, permitió a la familia Thyssen blanquear su dinero a través de Holanda, mientras que los Rockefeller se procuraban casi un tercio del control de los intereses de Thyssen (fue David Rockefeller quien fundó la comisión trilateral). Y, en fin, la Brown Brothers Harriman y la UBC por las cuales el dinero se encauzaba hacia Estados Unidos, fue principalmente fundada por los miembros de la cofradía Huesos y Calaveras de Yale, la mayor parte de ls cuales fueron quienes crearon el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR).

¿Comenzáis a entener cómo todas esas organizaciones están interconectadas como los tentáculos de un pulpo gigante?

Para acabar, en lo que concierne a la familia Bush, hemos discutido en este artículo la manera en que se creó su fortuna sobre los hombros del dinero de la sangre derramada por los nazis. Además, en un artículo precedente que he redactado (ver Babel núm.58), hemos descubierto que la familia Bush también se ha aprovechado de las relaciones comerciales con la familia de Ben Laden y eso, en el curso de los últimos treinta años, y ambos pertenecen al grupo Carlyle. Sabiendo esto, ¿por qué tipo de fidelidad y de decisiones va a optar George W.Bush? ¿Las que benefician a los simples ciudadanos de Estados Unidos, o las preconizadas por sus marionetas? Si queréis mi opinión, se están cociendo problemas serios.

La familia Bush y la Alemania nazi
Miles de criminales de guerra nazis trabajaron para Estados Unidos

Este artículo es un resumen del libro
Bush: The unauthorized biography, de Webster G. Tarpley y Anton Chatkin
Red Voltaire, noviembre de 2002

El Ministerio de Guerra de los Estados Unidos incorporó en el pasado, expertos en guerra biológica y en armas de destrucción masiva nazis, quiénes tuvieron la oportunidad de ensayar y probar su especialidad sobre los millones de civiles cuando estuvieron bajo las ordenes de Hitler o adherían a sus tesis durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante medio siglo, estos nazis aceptaron de trabajar en el más grande secreto en Fort Bragg (Estados Unidos), en la NASA, en el complejo militar-industrial, en el lobby del armamento y en la CIA.

Fueron ellos los que desarrollaron los conceptos de Guerra contra el Terrorismo y la Lucha contra los Estados Irresponsables. Desde 1981 George Bush padre dirigió en persona todas la operaciones secretas de la CIA, bajo el nombre de código Contra-terrorismo.

En 1942, Allen Dulles, abogado y amigo íntimo de la familia Bush, recibió la misión de impedir a la prensa que cite o mencione el nombre de la familia Bush después que se constatara oficialmente que grandes partes del imperio Prescott-Bush operaron para la Alemania nazi durante la segunda conflicto mundial, contribuyendo de esta manera al esfuerzo de guerra nazi (1).

Un año después, fue nombrado a la dirección de la OSS (Servicio Secreto predecesor de la CIA). Un encuentro tuvo lugar en Suiza con el adjunto de Himmler, Karl Wolf (2).

Juntos elaboraron un proyecto para hacer pasar los nazis a los Estados Unidos.

El primer proyecto de la CIA fue el Displaced Persons Act, una campaña de emigración que hizo entrar medio millón de europeos en los Estados Unidos entre 1948 y 1952. Entre estos emigrantes se encontraban 10.000 criminales de guerra nazis (3).

Oficiales superiores de la Cruz de Hierro húngara, la Legión búlgara, de la Organización de nacionalistas Ucranianos de Stephan Bandera, de la Legión lituaniana y la Brigada ruso blanca. La mayoría de estas facciones creó divisiones de Waffen-SS que salvajemente masacraron a comunistas, judíos y otros ciudadanos (4).

El húngaro Laszlo Pasztor representaba en Berlín al gobierno fascista de Hungría de Ferenc Szalas durante la segunda guerra mundial. En 1972, George Bush padre, era en ese entonces presidente del Consejo Nacional de los Republicanos, él nombró a Pasztor al cargo de presidente del Consejo Republicano de Nacionalidades (5).

Pasztor abre las puertas a los criminales nazis de Europa del Este. Por ejemplo a Nicolás Nazarenko, oficial de las Waffen-SS en Rumania y especialista en interrogatorios a los prisioneros políticos (6).

Abre la puerta también a Radi Slavoff, quien fue portavoz de Iván Docheff, fundador de la Legión búlgara. O a Florian Galdau, capellán de la Guardia de Hierro rumana, que se vanagloriaba de haber ayudado a entrar a los Estados Unidos miles de criminales de guerra rumanos. Por su parte, Walter Melianovich representa a la Asociación Americano-Bielorusa, que canta las hazañas de los verdugos de la Unidad Waffen-SS de rusos blancos (7).

Este pequeño club de adeptos fue en 1988 el alma de la campaña electoral de George Bush padre para las presidenciales.

Slavoff es presidente de los Búlgaros para Bush, Galdau de los Rumanos para Bush y Melianovich de los Ucranianos para Bush... (8)

Proyecto Paperclip: guerra biológica y de destrucción masiva

Dulles y sus amigos del Ministerio de Guerra desarrollaron y pusieron a punto un segundo programa top-secret: el proyecto Overcast, rebautizado más tarde proyecto Paperclip. El objetivo era buscar y reclutar para la industria de guerra norteamericana, los científicos nazis, los especialistas en aeronáutica, en guerra biológica y química, en investigación nuclear y tratamiento del uranio.

Un documento con fecha del 2 de junio 1953 señala que en esa época, al menos 820 nazis ingresaron a los Estados Unidos vía la Operación Paperclip. Entre ellos, el general-mayor nazi Walter Emil Schreiber. Este hombre experimentó sobre los prisioneros el gas-gangrena, el virus del tifus, ciertas drogas, el agua helada, las cámaras de baja presión. El general-mayor Schreiber fue asignado a la Escuela de Medicina de la Fuerza Aérea en Texas. El general mayor Kurt Blome, otro especialista en guerra biológica que experimentó con la vacuna de la peste fue contratado por el Departamento de Química del Ejército de los Estados Unidos (9).

Werner Von Braun ingeniero que trabajó para Hitler fue enviado a Fort Bliss en Texas. Von Braun junto con Walter Dornberger fueron contratados por el abogado de la familia Bush, Allen Dulles, para que trabajaran en la industria bélica norteamericana, así como a muchos otros miles de criminales nazis. Dornberger trabajó en Bell Aircraft (Bell Textron), Von Braun fue nombrado director de la Marshall Space Flight y de la NASA.

Von Braun elaboró durante la segunda guerra mundial en Peenemunde el proyecto de los cohetes V2 alemán, el cual estaba dirigido por el general Walter Dornberger. Se estima que la fabricación de dichos cohetes como sus instalaciones fue responsable de la muerte de 20.000 prisioneros de los campos de concentración de Dora y de Nordhaussen. El ejército norteamericano hizo transportar a los Estados Unidos varias toneladas de las V2, los documentos técnicos y los 1.200 especialistas alemanes en la materia al final de la Segunda Guerra Mundial (10).

Los Estados Unidos utilizarán esta experiencia adquirida en armas biológicas contra la Grecia, en la guerra de Corea y en la Guerra del Vietnam.

El club de amigos de George Bush padre fue y es muy activo en dichas cuestiones y objetivos. Pasztor, Nazarenko y Melianovich hacen parte del lobby estadounidense del armamento Coalición para la Paz por la Fuerza del Consejo de Seguridad Norteamericano (ASC). La ASC es una iniciativa militaro-industrial lanzada principalmente por la Aircraft Industries Association, Standard Oil, Honeywell, US Stell y la United Fruit, todas ellas grandes multinacionales norteamericanas. La ASC era partidaria abiertamente para una ofensiva nuclear sorpresa contra la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Después del 11 de septiembre, este lobby ha alcanzado al fin su objetivo: la Cámara y el Senado de los Estados Unidos aprueban hacer uso del arma atómica en primer lugar y antes que nadie y esto de manera unilateral como política oficial del Gobierno (11).

Operación Sunshine: especialistas de la guerra contra el terrorismo

La obra maestra y clave de Allen Dulles fue la Operación Sunshine.

Reinhard Gehlen era jefe de la red de espionaje alemán en Unión Soviética (Fremde Heere Ost), o sea el más alto oficial del espionaje nazi de Hitler. Trabajaba en el Frente del Este. Gehlen obtenía sus informaciones interrogando ferozmente a los prisioneros de guerra. Tortura, malos tratos y asesinatos ordenados por Gehlen costaron la vida a 4 millones de prisioneros de guerra soviéticos (12).

Gehlen propuso a los norteamericanos una alianza contra el comunismo y les remitió una lista de los agentes nazis. El 22 de agosto 1945, el avión personal del general Smith los lleva a los Estados Unidos.

Durante diez años, la CIA gastó al menos 200 millones de dólares y pagó a 4.000 agentes clandestinos, para que las redes de Gehlen sigan funcionando a tiempo completo y a favor de los Estados Unidos (13).

El nazi SS Sturmbannfuhrer Alois Brunner era un experto en deportación de terroristas: comunistas, dirigentes sindicales y judíos. Fue el arquitecto en persona de los ghettos y los convoyes hacia los campos de concentración. Se le considera directamente responsable de la muerte de 128.500 personas (14).

La CIA hace trabajar a todos estos expertos de la lucha contra el terrorismo en sus locales de Fort Bragg. Es allí que George Bush padre dirigió (¿¿dirige??) él mismo y en persona todas las operaciones secretas de la CIA, bajo el nombre de código Contra-terrorismo (15).

Durante medio siglo. Estos nazis trabajaron en el más grande secreto en Fort Bragg, en la NASA, en el complejo militaro-industrial, el lobby del armamento y en la CIA.

Después de la desintegración de la Unión Soviética en 1989, gritaron victoria por primera vez.

Han gritado victoria una segunda vez después del 11 de septiembre 2001, porque es en estos momentos y debido a la situación y contexto de temor que sus amigos Bush, Cheney y Rumsfeld han decidido de hacer la guerra preventiva de la ofensiva nuclear de la represión al terrorismo interior la esencia de la política oficial de los Estados Unidos de Norteamérica.

Simpatía por el demonio

Huesos y Calaveras es una secta cristiano satánica a la que pertenecieron los Bush cuando eran universitarios en Yale. Durante seis meses, Bush hijo fue investigado por el fiscal de Brownsville (Texas), acusado de uno de los asesinatos rituales cometidos por la secta, pero el proceso fue paralizado por Bush padre, entonces jefe de la CIA.

Al otro lado de la frontera de Brownsville, en las afueras de Matamoros (México), la secta tenía cámaras preparadas para ofrendar sacrificios humanos en el Rancho Santa Elena, en el que también preparaban drogas para introducirlas por la frontera. El dirigente de la secta es el mexicano Aldolfo De Jesús Costanzo y otro de los asesinos en serie era el estadounidense Henry Lee Lucas, amnistiado por Bush hijo cuando era Gobernador de Texas.

En medio de amenazas, el asunto lo vienen investigando algunos periodistas americanos desde 1963.

Las conexiones de la familia Bush con las organizaciones nazis avanza mucho en el tiempo: un informe de la CIA de 1963 documenta la conexión de Bush hijo con una red antisemita de ultraderecha.

En 2000 y 2001 Columbus Alive publicó una serie de artículos que documentan los estrechos lazos que unen a Bush padre y al norcoreano Sun Myung Moon, que tiene una red fascista propia en Japón y Corea disfrada de secta religiosa.

El Philadelphia Inquirer publicó un artículo sobre la inclusión de nazis en el equipo de Bush (David Lee Preston, Fired Bush backer one of several with possible Nazi links, 10 de septiembre de 1988) y luego toda una serie de rreportajes sobre el mismo tema.

En The Beast Reawakens (Little, Brown and Company, Nueva York, 1997), Martin A. Lee documenta los numerosos casos de nazis reclutados por la CIA para espiar a los soviéticos durante la guerra fría.

El trotskista James Burnham tuvo un destacado papel en el reciclaje de los nazis para Estados Unidos y por ello fue condecorado por Ronald Reagan. Consultor de la CIA para la guerra psicológica, Burnham justificó la utilización de criminales de guerra nazis ya que, según decía, se trataba de combatientes por la libertad que habían luchado contra la Unión Soviética. Burnham fue un estrecho claborador de los directores de la CIA William Casey y George Bush padre en todos los montajes contra la Unión Soviética.

Henry Ford fue un admirador de Adolfo Hitler y por ello recibió de manos del embajador alemán, Karl Kapp, la Gran Cruz de la Orden Suprema del Águila Alemana. Fue en oportunidad del 75 cumpleaños de Henry Ford. Era un profundo anti-semita, algo que quedó muy claro en su libro El judío internacional. Su odio a los banqueros judíos era bien conocido y proclamado abiertamente desde su publicación Dearborne Independent. El mismo Adolfo Hitler nombró a Henry Ford como su inspirador en declaraciones públicas hechas en 1931 y dijo que el libro de Ford Mi vida y mi obra inspiraron al führer en su escritura de Mein Kampf.

Cuando en 1944 los soldados norteamericanos desembarcaron en Normandía se encontraron con la sorpresa de que los camiones que las tropas alemanas usaban eran Ford. A su llegada a Colonia se encontraron con que en las plantas Ford que allí funcionaban tenían trabajadores extranjeros prisioneros, detrás de alambres de púas, maltratados y desnutridos. Hay documentos de esa época localizados en estas fábricas que elogian profusamente el genio del führer, según cuenta el periodista argentino Daniel Muchnik (Negocios son negocios. Los empresarios que financiaron el ascenso de Hitler al poder, Norma, Buenos Aires, 1999. págs. 103-104). El hijo de Henry, Edsel Ford, fue el encargado directo de las filiales europeas de la Ford en tiempos del nazismo y como ejecutivo de la multinacional contrató nada menos que a un ferviente nazi, Charles Lindburgh.

La IG Farben norteamericana, donde Edsel Ford tenía un cargo directivo, fue la empresa productora y proveedora del gas que los nazis usaban en sus cámaras para eliminar judíos, gitanos y otros pueblos inferiores. Durante la guerra Edsel Ford estuvo encargado de proteger los intereses de la Fors en Francia, por lo que la ocupación alemana no afectó la planta de Poissy.

Notas:

(1) Carla Binion, Nazis and Bush family history, Online Journal, 21.12.00 [ver también A Fresh Look en http://www.bartcop.com/nazigop.htm]
(2) Andreas von Bülow, In Namen des Staates. Piper Verlag, 2002, blz. 377
(3) Christopher Simpson, Blowback: America’s recruitment of nazis and its effects on the Cold War. Collier Books, 1989, pp. 201-202, 215-216 [sobre el mismo tema y del mismo autor: The Splendid Blonde Beast: Money, Law and Genocide]
(4) Russ Bellant, Old Nazis, the New Right and the Reagan Administration. Political Research Associates, 1989, pp. 10-11. Ook op www.skepticfiles.org [el título exacto del libro es: Old Nazis, The New Right and the Republican Party: Domestic Fascist Networks and their Effect on U.S. Cold War Politics, South End Press, 1988)]
(5) John Loftus, Mark Aarons. The Secret War Against the Jews. St Martin’s Press, 1997
(6) Christopher Simpson, o.c., pp. 273-274
(7) Russ Bellant, o.c., pp. 10-17
(8) Carla Binion, Nazis and the Republican Party, Online Journal, 28.01.00
(9) Covert Action, Special: nazis, the Vatican, and CIA, 25/’86., pp. 23-26
(10) Simpson, o.c., pp. 27-31. Robert Sherill, www.texas.observer.org
(11) Russ Bellant, o.c., Part II, p. 4
(12) Simpson, o.c., p. 44
(13) Simpson, o.c., p. 53
(14) Simpson, o.c., p. 248
(15) Simpson, George Bush Takes Charge. Covert Action Quarterly, nr. 58.

inicio programa documentos galería