70 Aniversario del Frente Popular

El 16 de febrero se cumplen 70 años de la victoria del Frente Popular en las elecciones de 1936, la últimas verdaderamente democráticas que hemos conocido en España.

No podemos dejar pasar este aniversario sin recordar a los trabajadores, a la juventud revolucionaria y a todos los demócratas de verdad el extraordinario significado de aquella fecha que, aún hoy, sigue plenamente vigente. Los fascistas iniciaron una sangrienta guerra civil el 18 de julio de 1936 para liquidar las grandes conquistas obtenidas gracias a la victoria electoral del Frente Popular y, en primer lugar, la liberación de todos los presos políticos.

El 16 de febrero de 1936 la naturaleza política de la II República dio un vuelco: lo que el 14 de abril empezó siendo sólo una esperanza, un sueño para las masas oprimidas que la burguesía trató de utilizar para engañarlas y seguir con su opresivo festín, se convirtió en una realidad, en una República Popular al servicio de los trabajadores, la República de la libertad, la de la tierra para la que la trabaja. No hubiera sido posible resistir tres años de terrible guerra civil si las amplias masas no hubieran estado absolutamente convencidas de que, por fín, aquella sí era su República, no la de los señoritos, no la de los curas, no la de los explotadores; no hubiera sido posible si el Frente Popular no hubiera unido en un solo puño de hierro a todos los antifascistas, a los republicanos, a los socialistas, a los anarquistas, a los independentistas y a los comunistas.

Todos los oprimidos, los que durante negras décadas habían sido explotados y perseguidos, sintieron aquella victoria electoral como algo propio: por fin habían ganado, por fin se habían sacudido de encima a la España negra, la de los caciques y los oligarcas. Éstos se tuvieron que pasar entonces a las filas del terrorismo y el golpismo y, por su parte, el pueblo tuvo que defenderse durante tres años de una feroz agresión, tratando de convertir la victoria electoral en una victoria militar.

Desde entonces en este país no hemos vuelto a conocer lo que es la libertad y lo que es la democracia. Hoy hay quien dice combatir la democracia porque combate al actual Estado. Sin embargo, este Estado no es en absoluto democrático; sigue siendo un Estado engendrado por los fascistas después de tres años de guerra civil. Como en los peores años, los explotadores siguen en el poder por el miedo y el terror que siembran cada día entre los trabajadores. Por eso sigue siendo imprescindible y necesario defender las conquistas que permitan a los trabajadores organizarse para abrir una brecha en ese blindaje de cartón del que se ha rodeado el régimen actual.

El fascismo no es todopoderoso, como aparenta; si resistimos, si nos unimos, es posible derrotarle, y hacerle retroceder. La República Popular que nuestro Partido propugna, resume y simboliza esa batalla que, por lo demás, está hoy indisolublemente vinculada a la batalla por el socialismo.

Por eso, ante este aniversario, al igual que en febrero de 1936, nuestro Partido lanza un llamamiento a forjar entre todos la unidad más estrecha en torno a unas reivindicaciones mínimas y a crear y reforzar las organizaciones populares que sean necesarias para lograrlas.

En primer lugar, debemos luchar por liberar a todos los presos políticos antifascistas en España y en Francia, exigir el cierre de los sumarios y expedientes abiertos así como la anulación de todas las extradiciones reclamadas.

Debemos reclamar la derogación de las leyes represivas, de la ley de partidos políticos, de la ley antiterrorista, de la Audiencia Nacional.

Debemos exigir el pleno reconocimiento de todos los derechos de las nacionalidades oprimidas, fomentar su idioma, su cultura y su territorialidad.

Debemos conquistar el pleno reconocimiento de todos los partidos, sindicatos y organizaciones populares, así como su derecho a reunirse, manifestarse y expresarse libremente.

Debemos salir de la OTAN y de cualquier bloque militar imperialista, oponernos a las guerras de agresión y preservar la paz y la amistad entre todos los pueblos.

Debemos separar a la Iglesia católica del Estado y, especialmente, del sistema educativo, que tiene que ser único y gratuito

...

Seguro que nos hemos olvidado de muchas otras reivindicaciones; seguro que tú las formularías mejor; y seguro que tú mismo eres capaz de ponerte en marcha, organizar su difusión, unirte con tus colegas, crear comités, convocar actos, proyectar vídeos y documentales, programas de radio... Ahora no es el momento de los debates estériles sino el de unirnos todos en torno a un programa y a unas consignas para la lucha, para hacer retroceder al régimen.

Lo que nosotros decimos hoy es que toda esta amplia lucha se resume en la consigna de la República Popular y que esto ni es un sueño ni tampoco está lejano. Son ellos, los fascistas de toda la vida, los que sueñan si creen que van a seguir eternamente como están. Por nuestra parte, nosotros tenemos una confianza ilimitada en nuestra clase, en el proletariado y estamos absolutamente convencidos de que se va a levantar contra sus enemigos de siempre. Así ha sido en el pasado y así será en el futuro. Por eso, ¡hay que estar preparados!

¡ Viva la República Popular !
¡ Adelante el movimiento de resistencia antifascista !
¡ Hagamos retroceder al régimen !
¡ Vosotros fascistas sois los terroristas !
¡ Conquistemos las plenas libertades democráticas !

inicio programa documentos galería