23 mercenarios hindúes abatidos
en un ataque de la guerrilla naxalita

Según informó la cadena de televisión NDTV, al menos 23 soldados murieron en la madrugada del sábado al domingo 4 de setiembre en el distrito de Dartewara, cerca de la localidad de Bijapur, en el estado de Chattisgarh (centro de la India) por la explosión de una bomba colocada por guerrilleros maoístas, llamados en la India naxalitas.

Los insurgentes maoístas hicieron estallar un artefacto de gran potencia al paso de un vehículo, que resultó completamente destrozado. En él transportaban a 30 paramilitares hindúes cerca del pueblo de Padeda, a doce kilómetros de Bijapur, informaron funcionarios locales. Según la NDTV, el ataque causó también al menos tres heridos graves, que fueron trasladados en avión a la capital del estado, Raipur, para ser ingresados en hospitales.

En un primer momento, se informó de que en este ataque había resultado muerto un solo soldado y otros tres fueron heridos, pero el sábado portavoces del estado ofrecieron cifras de más de 20 ejecutados.

El jefe del estado de Chattisgarh, Raman Singh, indicó que han sido recuperados los cadáveres de dieciséis paramilitares, mientras otros siete continuaban atrapados entre los restos del camión.

Entre los ejecutados están 21 miembros del 87 Batallón de la Fuerza Policial de Reserva Central y dos de la Fuerza de Distrito de la policía de Bijapur, casi mil kilómetros al sur de Nueva Delhi, según la agencia local india PTI.

Shriprakash Jaiswal, secretario de Estado del Ministerio indio de Interior, dijo el domingo: Sospechamos que los maoístas causaron este incidente, algo que es un revés, porque en el estado de Chattisgarh estaba mejorando la situación con los maoístas.

El pasado 15 de agosto, Día de la Independencia de la India, diez personas fallecieron en el estado de Andhra Pradesh (también en el centro del país) debido a un ataque con bombas de la guerrilla durante las celebraciones festivas.

Andhra Pradesh es uno de los estados más pobres de la India donde los naxalitas concentran sus ataques, que suelen tomar como blancos a policías y soldados, cuya presencia allí es muy abundante. Además mantienen columnas guerrilleras que llevan a cabo ataques en 26 estados, aunque concentran la mayoría de sus ataques en Andhra Pradesh, Orissa, Chattisgarh, Maharashtra, Bihar y Jharkhand.

El ataque de Chattisgarh se produjo el mismo día que la guerrilla maoísta de Nepal declaró un alto el fuego unilateral en aquel país, con el fin de atraer a los partidos políticos a formar una alianza contra el rey Gyanendra.

El gobierno del primer ministro hindú, Manmohan Singh, ha rechazado dialogar con las organizaciones maoístas prohibidas y ha prometido encarcelar a todos los guerrilleros.

La guerrilla maoísta que actúa en la India y Nepal ha mantenido históricamente vínculos entre sí, como también sostiene el gobierno de Nueva Delhi, que durante años ha proporcionado ayuda militar a Katmandú para tratar de sofocar la revolución.

Las relaciones entre la India y Nepal se enfriaron este año después del golpe de estado real de Gyanendra del 1 de febrero de 2005, aunque Nueva Delhi reinició parcialmente el 10 de mayo su apoyo militar al Ejército nepalí.

La guerrilla actúa desde hace más de tres décadas en India, bajo inspiración de la guerra popular prolongada de Mao Zedong. Desde que reiniciaron su levantamiento armado en la India a principios de los años 80 más de 6.000 personas han perdido la vida.

Las columnas guerrilleras actúan como defensa del proletariado, las masas campesinas y los dhalit (intocables), en una lucha de clases revolucionaria contra de los terratenientes y los grandes propietarios que usurparon sus tierras impunemente.

Desde un principio la insurreccion naxalita estuvo vinculada a la lucha contra los revisionistas hindúes, hasta el punto de que hoy algunos Estados de la India están gobernados por los revisionistas, mientras que en el mismo territorio hay comunistas alzados en armas. Inicialmente sus protagonistas fueron campesinos pobres y sin tierras así como trabajadores de las plantaciones de té que se armaron como pudieron.

La primera batalla contra el revisionismo se inició con la creación del Partido Comunista Marxista que criticó las desviaciones pero sólo en el terreno teórico, ya que aunque defendía la necesidad de la lucha armada, se trataba sólo de teoría. Un dirigente de este Partido, Charu Mazumdar, empezó a sostener en 1965 en el distrito de Darjeeling que la revolución en la India seguiría el camino de la guerra popular prolongada trazado por Mao Zedong para la revolución.

Fruto de esa línea revolucionaria fue el estallido de la lucha armada en Naxalbari, una aldea de Bengala Occidental, en la primavera de 1967. De marzo a abril las aldeas se organizaron y entre 15.000 y 20.000 campesinos se enrolaron en el nuevo Partido Comunista como revolucionarios profesionales. En todos los pueblos se formaron comités campesinos, que luego se transformaron en una guardia armada. Ocuparon tierras en nombre de los comités campesinos, quemaron las actas de propiedad de la tierra, cancelaron las las hipotecas pendientes, dictaron sentencias de muerte contra los terratenientes opresores, expropiaron armas y establecieron una administración paralela para gobernar los pueblos.

En julio la insurrección fue aplastada; al menos 10.000 hombres y mujeres dieron la vida por la revolución y muchos más fueron a parar a la cárcel. Pese a ello, el eco de la guerra revolucionaria estremeció a la India de forma irreversible. De nuevo el marxismo-leninismo se fue extendiendo desde 1970 a otros estados del este y centro de la India y los revisionistas quedaron completamente desenmascarados como agentes de la burguesía. Un millón de trabajadores y estudiantes de las ciudades se incorporaron al movimiento campesino, que se lanzó a la lucha armada por el poder. Charu Mazumdar fue el centro de los esfuerzos para agrupar a los comunistas y su línea fue la base para la formación del Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) en abril de 1969. Pero en julio de 1972 detuvieron a Charu Mazumdar en Calcuta y en la noche del 27 al 28 de julio murió a manos de la policía.

Tras su muerte, los ataques del enemigo y las diferencias políticas internas condujeron a un colapso momentáneo del Partido. Hoy, sin embargo, según un informe del Ministerio del Interior hindú de 2003, los naxalitas mantienen la lucha armada en 23 distritos de 26 Estados de la India en contacto con la guerrilla en Nepal.

inicio programa documentos galería